Es posible que alguna vez hayas necesitado algún tipo de reparación para tu reloj, ya que este complemento tan útil puede llegar a estropearse o, simplemente, quedarse sin pila, por lo que deberá ser reemplazada por otra nueva.

Hoy, y como expertos en relojes de ocasión en Madrid, vamos a contarte que no todos llevan pila, algo que puede que desconocieras. Si es así, quédate a leer este artículo, donde detallaremos las características y diferencias de los dos grandes tipos de relojes de pulsera: automáticos y mecánicos.

Ambos cuentan con su propio funcionamiento y ahí descansa su principal diferencia. Los relojes mecánicos cuentan con engranajes y en su interior podremos ver un muelle real. Si es que no tienes uno, los reconocerás por su peculiar forma de 'ponerlos a andar': darles cuerda. O lo que es lo mismo, girar su corona unas cuantas veces para que funcione correctamente el resto del día.

Por otra parte, el reloj automático carece de esa necesidad y podemos despreocuparnos. Los engranajes de su interior se ponen en marcha con tan solo el pulso de nuestra muñeca: no necesitan una rotación manual, tan solo el compás de nuestros latidos. Con algo tan sencillo se carga su muelle real y el simple hecho de llevarlo puesto ya nos garantiza su funcionamiento.

La elección de uno u otro depende de gustos. Si bien el mecánico se ha vuelto a poner de moda debido a las tendencias 'vintage', el automático es más funcional y económico a largo plazo.

Sea cual sea el que tengas, el que te guste o en el quieras tener puedes contar con nuestra cuidada selección de relojes de ocasión en Madrid, porque seguro que encuentras el modelo perfecto que estás buscando. 

Ven a S & B.